"Puede que creas que tu ayuda es sólo una gota en el océano pero... ¡qué diferente sería el océano sin ella!". Teresa de Calcuta

domingo, 22 de mayo de 2016

Nuestros viajes solidarios (I)



¡Hola a tod@s! Hoy queremos hablaros en detalle sobre los viajes solidarios que organizamos. Nuestros viajes a Nepal son la principal fuente de ingresos con la que mantenemos abierta la casa de acogida de Smriti House, en la que como ya os hemos contado, viven en acogida 17 niñas nepalíes.

Estamos muy felices porque recientemente hemos colgado el cartel de “plazas agotadas” para nuestro viaje de agosto y estamos preparando uno nuevo para septiembre, aquí tenéis el enlace
http://www.tierraguaysol.org/vnepalseptiembre2016.php

¿Y cuál es nuestra filosofía sobre los viajes? Para nosotras, viajar es conocer, aprender, experimentar, vivir … es abrir los ojos, la mente y el alma al mundo. El turismo solidario es un medio para fortalecer la solidaridad, la cooperación y el desarrollo participativo a través del aprendizaje mutuo y del intercambio cultural. Promovemos un turismo responsable auténtico, respetando siempre al máximo la cultura local y fomentando un intercambio siempre positivo y enriquecedor.  Igualmente es muy importante para nosotras el respeto por el medio ambiente. En todos nuestros viajes se mantiene un máximo cuidado a la ciudad, barrio, templo, parque natural, … que estemos visitando.

No somos turistas que observamos en la distancia diferentes realidades o culturas, sino que nos involucramos al máximo sumergiéndonos de lleno en otras creencias, culturas, ideas, ritos, costumbres, gastronomías,… Al volver del viaje hemos vivido plenamente experiencias únicas en primera persona. Siempre se aprovecha el tiempo a tope y se comparten experiencias y emociones, que nos ayudan a crecer como personas.

Todos nuestros viajes a Nepal incluyen varias visitas a nuestra casa de acogida, y varias actividades con las niñas alojadas en ella.

En definitiva, tratamos de unir la curiosidad y el espíritu de aventura con los valores humanitarios de respeto, servicio, empatía y ayuda al prójimo.

No queremos cerrar este post sin compartir con vosotros/as algunas de las experiencias de nuestros viajeros. En primer lugar os invitamos a conocer dos blogs, el de Mónica y el de Álvaro, agradeciéndoles de antemano sus bonitas reflexiones sobre el viaje.





“Hemos compartido unos ratos muy agradables e interesantes aprendiendo diferencias entre nuestras culturas, la verdad es que la niñas tienen grandes intereses e inquietudes. Y un nivel de inglés muy bueno.” Mónica


 

“Y la memoria se grabó cuando, esa misma mañana, nos dirigimos a la casa de acogida y conocimos a las niñas. Aún me acompaña el primer encuentro, el namasté dibujado en una decena de tímidas sonrisas infantiles mientras te señalaban en la frente con el punto rojo, Bingu o tika, a modo de bienvenida. Nisha, Karishma, Anisha, Saanjeta, Yangui, Nirmala, …, sus ojos, curiosos y llenos de vida, interrogantes sobre nuestra lengua; su baile de bienvenida, y la canción resom Firiri que nos acompañaría hasta el último día, y aún hoy. Cómo recibieron nuestro improvisado show de payasos y globos fue una lección de lo hermoso que es vivir, de querer sonreír como ellas, acercarse a su ingenuidad, a su inocencia y a vivir el presente como si fuera el tesoro más grande al que podemos acceder. No importaba el pasado, y el futuro era un camino a descubrir.” Álvaro


Y por último, os dejamos con algunos comentarios de nuestros viajeros

Laura:
"Hola a tod@s, referente a este viaje decir gracias a todos los que integramos este extenso grupo. Gente de edades, regiones, y caminos de la vida diferentes.............. pero una vez en Nepal nada de lo conocido anteriormente puede ser comparado para evitar juicios de valor. Cada lugar debe verse desde el concepto de donde se está y no con la comparativa.
No se puede juzgar o comparar un país, una cultura, la religión, sus gentes, con un marco referencial de España o Europa. Nada es comparable sino que se tiene que valorar con las sensaciones, y que siempre se está aprendiendo. Hay suciedad en todo el mundo, hay pobres en todo el mundo, etc. A veces no nos damos cuenta de que vemos a los países desde una pantalla de TV o desde un Hotel de lujo, o con la información que nos quieren ofrecer, sin ver la realidad de ese país. Esta es la verdadera esencia del viaje, ver la realidad completa del lugar que se visita y poder mezclarse con sus gentes y integrarse en el entorno.
Han habido muchos aprendizajes que todavía algunas personas no serán conscientes o no habrán integrado todavía, pero que le irán muy bien en el futuro.
Para mí ha sido una hermosa experiencia, que me ha sabido a poco y me gustaría profundizar más.
Un fuerte abrazo de corazón al resto de corazones."

Roberto:
"Quería aprovechar para comentarte varias cosas. En primer lugar, darte la enhorabuena por el proyecto de Tierra agua y sol. Lo mejor del viaje ha sido el tener la oportunidad de conocer el proyecto de la casa de las niñas y poder compartir con ellas unos momentos que, de recordarlos todavía me emocionan. Gracias.
El viaje en su conjunto ha sido extraordinario.
Mi colaboración con tierra agua y sol no quiere finalizar con el viaje. Como ya sabes, antes de volar a Nepal, te comenté mi deseo de apadrinar a una niña, entonces no pudo ser pero me gustaría poder apadrinar a Ashika. Desde que la recogimos en las montañas hasta el día que nos fuimos, hemos creado unos lazos que me gustaría mantener. Además también me gustaría asociarme a la ong."


Ruth:
"Sólo quería deciros que he disfrutado mogollón éste viaje, que ha sido mi primer viaje en grupo y que ha sido todo un aprendizaje, tanto por el viaje en si, el descubrir el país, las gentes, los niños y niñas, de la residencia y de la calle, los lugares, la naturaleza, las sonrisas, ¡¡las lichis!!…todo lo que hemos visitado, como por el hecho de descubrir a la gente del grupo.
Todos hemos sido un descubrimiento los unos para los otros, unos para mejor otros para peor, pero es lo que hay, es lo natural. Viajando se conoce bien a la gente, a veces tenemos amigos, incluso amigos que creemos conocer que nos sorprenden cuándo surge un viaje con ellos. Así que creo que nos hemos conocido bastante y he de admitir que he descubierto unas cuantas joyitas entre vosotros, grandes Seres ;-)
Pues eso, que ha sido muy enriquecedor, que he aprendido mucho también de mí misma, he trabajado cositas importantes; la tolerancia, la paciencia, el respeto, la generosidad, la positividad, la resistencia…que seguro que tengo que seguir trabajando muchísimo más, pero que me ha servido de gran lección."

Álvaro:
"En una tierra de carencias, las emociones adquieren un nuevo sentido. En una tierra de contrastes, la necesidad de soñar no es suficiente, aunque se mire al cielo con frecuencia. En una tierra como Nepal, cada uno construye su propia oración, su camino, en un lugar desde el que se puede partir sin certezas hacia donde el viento, el cielo te indique. Y no es fácil, porque a cada paso deshacemos una utopía o constatamos un sueño, y lo que uno cree no tiene por qué ser cierto. Por ello, las palabras que no pronuncié y las emociones que no escribí en mi pequeña libreta negra, y que quedaron perdidas en la montaña, en el lago Fewa del valle de Pokhara, o en las calles polvorientas de Katmandú, son las que me acompañarán, siempre, en el paso del tiempo. Y serán esas palabras y emociones, que aunque se pierden también nacen de nuevo, las que, junto a los ojos de una decena de niñas, construirán la imagen que asociaré a Nepal: plegarias de colores moviéndose al compás del viento."

Sergio:
"Me siento un privilegiado por haber podido visitar Nepal de la mano de esta asociación. El viaje estuvo perfecto, tanto el grupo de viajeros, como el guía que nos acompaño durante todo el viaje superaron mis expectativas con creces.
El compañerismo y el buen ambiente estuvieron presentes durante todo el viaje.
Una experiencia realmente inolvidable que recomiendo a todas aquellas personas que disfruten de viajes auténticos, conociendo países tal y como son, sin perderse ni uno de sus aromas.Lo que más me gustó: Tuve el placer de visitar el proyecto de la asociación Tierra Agua y Sol en Katmandú (la casa de acogida de las niñas) y conocer por fin a mi ahijada Sangeeta, un cielo de chiquilla que me robo el corazón con tan solo mirarla a los ojos. Intercambiamos regalos y jugamos con todas las niñas a juegos que ellas muy alegres nos iban enseñando. Lo disfrutamos muchísimo!
En definitiva, un viaje impresionante con el que suelo soñar a menudo."


Nos despedimos por hoy, invitándoos como siempre a dejarnos comentarios aquí o en nuestras redes sociales. ¡Muchas gracias y hasta pronto!

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario